La parsimonia de los besos.

La lentitud perseverante y complaciente. Nuestros huesos no se enderezan y las venas queriendo reventarse. La parsimonia se enreda en una lengua de seda, la seda no amarra pero sujeta. No se puede decir que no hay sostén cuando los pies del otro están tibios y fuertes, no se puede decir que no hay amor en el otro cuando no es nuestro corazon el que lo siente.

La parsimonia de los besos.

La lentitud perseverante y complaciente. Nuestros huesos no se enderezan y las venas queriendo reventarse. La parsimonia se enreda en una lengua de seda, la seda no amarra pero sujeta. No se puede decir que no hay sostén cuando los pies del otro están tibios y fuertes, no se puede decir que no hay amor en el otro cuando no es nuestro corazon el que lo siente.

El teatro de las tempestades

Originalmente publicado en Divagaciones en Azul Hamletizante:

Querida Azul,

Cuenta mi leyenda que, en las noches frías del universo, el Destino se entretiene tejiendo dramas a la luz del fuego, templando espíritus, forjando voluntades, componiendo tragedias que se representan en el gran escenario del mundo, siempre bajo la sombra de la Fortuna. Y en ese gran teatro de luces y sombras, en ese juego de ajedrez en blanco y negro salpicado de colores, de estrategias y trampas, desfilan con la cabeza alta, baja e incluso sin ella, según el momento y el capricho de la suerte, reyes y siervos, ricos y pobres, héroes y cobardes, débiles y fuertes, todos actores de un mismo drama contado en infinitos actos, todos actores de la Historia, algunos protagonistas de los “Momentos estelares de la humanidad”:

“Ningún artista es durante veinticuatro horas de su jornada diaria ininterrumpidamente artista. Todo lo que de esencial, todo lo que de duradero consigue, se da…

Ver original 820 palabras más

Sólo para chicas

Peggy sue

¿Eres la chica mala del cuento?, ¿de cenicienta a blanca nieves malvada?, ¿te ocultas de la ley o un hombre?, ¿peluca  de bailarina exótica?, ¿viene a tu mente la hermosa adicta Uma Turman en pulp fiction?, ¿suena en tu cerebrito peggy sue interpretando pupils blink o lussi in the sky con whole lotta love?, ¿quieres bailar como loca canciones de los ochentas mientras usan unas ray ban?, ¿cita con una cajetilla de cigarros en un café-bar desconocido?, ¿desnuda frente al espejo de un hotel lujoso o mediocre en la ciudad?, ¿tú el whisky y el llanto?

Ese corte señorita, es perfecto para usted.

Un brindis por su derrota. Un brindis por querer intentar escapar de la rutina. Le vienen bien unos vaqueros negros pegaditos, un bikini negro que diga fuck me, botas altas o tennis de bota, un par de tanks encimados y sin bra, una chupa de cuero, bile rojo quemado y sombras estilo smoki eyes, unas pestañas despampanantes.

Recomendado llorar en la bañera, ninguna señorita desea arruinarse el maquillaje con la excepción de que sea por una buena cogida.

De madrugada, los vaqueros, la chupa y tennis rodaran en el piso, tú a solas en bikini y un solo tank, los cigarros que guardas como si fuesen una pistola en el buro junto a la cama, la iluminación a media luz en tono naranja, las ganas de cometer suicidio mientras comes uvas y fresas congeladas. Tú, en esa noche hermosa nostálgica y tu precioso corte al estilo peggy sue. 

Preámbulo al cabello largo

Las motivaciones para tener el cabello son muchas, a necesidad de aclaración hago la siguiente lista.

1. Me da flojera acudir a la estética o peluquería

2. Tengo un amor que le gusta el cabello largo

3. Soy oficinista y se me exige el cabello recogido

4. Así no gasto tanta agua y lavo mi cabello cada tercer día

5. Me esfuerzo por tenerlo largo

6. Pierdo lo sexy si me lo corto

7. Poseo una hermosa cabellera larga

8. A las niñas les gustan los chicos tipo rockstar, andariegos guapo-sexosos

9. Estoy buscando un motivo para perder mi cabellera

10. Cuando de verdad me sienta triste iré a la estética a cortármelo para demostrar mi camaleónico ser

Cuando te sientes tufo de literato o de mierda, da igual, lo reconfortante está en un corte de cabello. Si se tiene ganas de desechar la tristeza sin tener que llorar, es momento para que el cabello largo tome sentido a través de cortarlo. El cabello es una de esas cosas que nacieron para perderse, igual que la virginidad; nos gusta el morbo. Aceptémoslo. Bueno, haré otras referencias para que no se molesten SUSCEPTIBLES. Entre otras cosas que se crearon para perderse, están: el lápiz, el lapicero, la lapicera, el suéter, las ideas, los dientes, las uñas, alguna extremidad del cuerpo, la dignidad, la inocencia, el dinero, la billetera, el miedo, la confianza, las expectativas, y por ende el amor.

Lo bueno de perder el cabello, excluyendo por calvicie y caspa, es que vuelve a crecer, y podes perderlo las veces que sean necesarias. Es igual a que la vida nos aborte una y otra vez como decía G.G.M .

Si sales de casa o del trabajo con el alma destrozada pero no quieres llorar, no por orgullo, aclaro, sino porque ya ha sido suficiente, es momento de caminar a casa, y no alimentar el capitalismo e ir al cine, o a comprar hamburguesas de rata, o estrenar ropita de las tiendas departamentales trasnacionalees, en realidad es mucho más sencillo, caminar, poner atención y entrar a esa estética por la que pasas todos los días y jamás haces caso, es momento de que esa desconocida con manos de diosa te masajee el cabello, te miré desde el espejo y adivine lo que mejor le va a tu rostro, que vea que estás triste y diga algo que nada tendrá que ver con tu tristeza pero te hará sonreír o al menos te exhortará a decir algo al respecto, puede que entonces te pongas a llorar y te sientas ridícula/o teniendo toda la razón, luego de unos segundos te enfrentarás a esa/ese frente al espejo y te tomes un minuto de silencio y la dama con tijeras se quedará quieta con las tijeras, rasuradora o la secadora en mano y te dirá, ¿está bien así?, ¿hasta aquí?, ¿más corto?, ¿te lo peino así?, ¿cómo te gusta peinártelo? Por fin alguien tomará en cuenta lo que piensas y hará lo posible para que te sientas bien con ese corte de cabello. Saldrás de ahí renovada/o, batiendo la angustia, sacudiéndote el pelo y el polvo.

Demasiadas noches en soledad

Demasiadas noches en soledad,

demasiadas…

te dejó las llaves en el buró

me llevo solo mis cosas

y por cosas me refiero a ropa

y un par de fotos juntos tomadas en el

fotomatón

 

No te preocupes, no tienes de que preocuparte,

me llevo también las fotos de la repisa

te ahorro el que las tires

esas fotos me gustan…

he roto el chip del teléfono

para que no me busques

no iré tan lejos, será fácil encontrarme

pero será mejor que no nos veamos.

 

Te dejó la cena en la cocina

y los panques que tanto te gustan

la ropa está limpia y doblada

te dejó todo así, en orden

porque cuando llegue a ti

todo estaba en orden…

 

Cuando llegue no había fotos

por eso me las llevo

te dejó un par de ellas

tú decides que hacer…

 

Te dejó el libro que se estreno hoy por la noche

te lo dejo para que no tengas que comprarlo

si lo tiras, alguien lo recogerá

si lo quemas, quedarán cenizas…

Si lo guardas al final de la biblioteca

vivirá en los escombros pero ahí estará.

 

Cualquier opción que busques,

el olvido no hará su acto de presencia.

 

 

Regálame un beso

Originalmente publicado en La Luna y tu Recuerdo:

Regálame un beso, si solo bésame pero lento como si tu y yo nunca nos hubiéramos besado, un beso que no me toque solo los labios, que me toque el alma.
Un beso en el me digas todo lo que me amas, pero deja tu el amor.
Regálame un beso con el que me hagas temblar…!
Regálame un beso, que me haga sentir como si nunca hubiera besado, que me haga temblar si, pero además provoque dentro de mi la explosión de un sin fin de emociones.
Regálame un beso, donde temblar, sea solo el principio…

20130622-100318.jpg

Ver original

Una noche más

Llueve sobre mí incauto

Acuéstate en el deseo

Sin nada a cuestas.

 

Saborea que por saborearte muero

Pertenéceme, hasta extinguirte con la noche.

 

Se péndulo, arena hecha piel

Serpentea…

Úntame tu esencia.

 

Carmín te quiero dar

Miel deseo tener,

Acribíllame,

Que juntos nos haremos pedazos.

 

Tu lengua me dice

Y mi entrepierna te responde.

 

Alarido nocturnial

De la noche más sola

Más callada y menos amada. 

Días divertidos

Todos más jóvenes que nosotros, parecemos tan viejos ahí sentados esperando que algo pase. Nos quedamos dormidos.

Buenos días cariño,

mi cariño,

cariño de siempre,

querido insolente,

dulce indolente,

abrazo de eco,

cariño pendiente…

La voz de Lynn empieza a sonar. Tú, allá tarareando una dulce tonada, 1999 y no dimos nuestros brazos a torcer. Apenas y llegamos a mayo, nos esperan junio y julio, el tiempo parece eterno… estoy enferma, es evidente, y tu mas alto cada vez, estoy gastada y tú danzante, estoy ebria y tu abrazándome.

Ambos drogados el jueves por la noche, el último jueves de mayo. Con cigarrillo en mano dices ¡que rápido que va el tiempo! Me recargo en tu hombro mientras sonrío y pienso en nosotros desde tantos ayeres.

No puedes huir, me susurras, te tomo de la mano, te miro a los ojos igual que Meredith, y te digo lo sé pero nos estamos divirtiendo.

Un suspiro sobre sale como abrazo y nos empañamos como espejos. Mientras te digo ya no somos nadie, nada cariño.

A cachitos cariño…

A cachitos cariño, a cachitos estamos, a cachitos vamos…

Dame una triste bendición y perfórame la lengua, los tobillos, las muñecas, la entrepierna.

Júrame el amor impío y despiadado que jamás hayas prometido. Socávame la vida, socávame la muerte, chúpame la sangre, la miel, succióname la hiel, déjame seca, y en la sequedad resécate conmigo. Párteme en tus labios, mójame en tu saliva, sacúdeme, quédate sin aire, y en el último respiro suspírame. Atúrdete en mis manos frías, sonrójate de frio hasta reventar, que tus mejillas se hagan llagas y de las llagas mi muerte se alimente para soñar muerta entre rosas rojas y rosas vino que engañan a los ojos puritanos.

Encímate y deja que me hunda en ti con las uñas, con esta alma marchita, con toda nuestra vida violenta, violéntame la muerte, violéntame las ganas, violéntame la sinceridad y seamos honestos deshonestos. Gritemos locura, rabiemos lo que esconden los vecinos bajo las sabanas mientras se dan la espalda.

Dinos que jamás volveremos… jamás. Entendamos este jamás eterno. Pidamos que este jamás no se apiade de nosotros, más si de los que merecen vista al pasado.

Celebremos entonces bajo la tumba creada por nosotros.