Calendario

Calendario

Los días pasan sabiamente. Tú, tiempo, me colocas. Nunca conocí a nadie como tú, capaz de darme un zarpazo de tal manera que destruya mis esquemas mientras brotan cuervos y hototogisus de lo perdido. Me sobras aunque me faltes, me faltan más los respiros, eso no es secreto, eso tú lo sabes muy bien. Luego te cuelgo en la pared a modo de niño enganchado al perchero, dando pataleos porque no lo quiero llevar a la tienda, a la librería, a caminar al parque, a la cama, entonces te sonrió cuando me voy… Así lloroso me miras con cinismo y me pones a temblar, me quiebras.

Los días pasan cariño y cada día quito una hoja imaginaria, hecho andar un plan viejo guardado en mi baúl, jugueteo con un dulce en la boca mientras miro hacia arriba contemplando un nuevo plan. Te sientas  a mi lado como un mimo, ya sabes con ese rictus tonto y hermoso que me encanta, te miro y sé que él no estará, me echo en tus hombros y me abrazas, sé que tu estarás siempre y estarás aunque mi luz se apague en el subterráneo, sé que tus manecillas se acelerarán hasta zafarse y te volverás luz para colocarme en un espacio en donde tal vez, sólo tal vez alguien pueda verme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s